Para correspondencias y contactos :
TEMPLOTAOISTA@YAHOO.COM

Por este link apoya al TIBET

Un libro Budista Shin

Desde aquí puedes realizar tu busqueda

viernes, 27 de agosto de 2010

La Felicidad



Jueves, 26 Agosto 2010

José Joaquín Montoya Sánchez

Tomado del Diario de los LLanos

http://diariodebarinas.com/portal/?p=7335

Hola y bienvenidos nuevamente a Zona V.I.P (Valores, Integridad y Potencial), nuevamente con uds. después del receso que tome la semana pasada por motivo de vacaciones familiares, pero aquí estamos nuevamente para compartir como todos los jueves, temas que tocan nuestra conciencia; hoy como lo habíamos prometido hablaremos de la Felicidad.
La felicidad es un estado de ánimo caracterizado por dotar a la personalidad de quien la posee de un enfoque del medio positivo y un estado de paz interior. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría, se entiende en este contexto como un estado y ánimo positivo.
Desde tiempos antiquísimos se ha intentado conseguir la formula para vivir en este estado, pero muy pocos son los que la han hallado y aunque han compartido cual es el secreto, por alguna extraña razón el resto de la humanidad no logra experimentarla en su plenitud, es así que hoy vamos a revelarles nuevamente ese secreto de como alcanzar y vivir plenamente la felicidad, que algunos pocos privilegiados disfrutaron y mas pocos aun disfrutan en la actualidad ya que con el correr de las épocas parece cada vez mas difícil de alcanzar.
Debemos comenzar diciéndoles que lo que al hombre le parece estar bien no necesariamente es así, y que cuando buscamos ser felices con cosas materiales y experiencias efímeras, pues nos conseguimos que todo esto es circunstancial y que así como llegan y se van, con esa misma relatividad va y viene la felicidad, dejándonos esta continua sensación de insatisfacción que nos esta llevando hacer cosas inimaginables para lograr un estado de paz, armonía y gozo, que no puede durar por que no esta naciendo desde la fuente inagotable de todas estas sensaciones y estados que el ser humano puede y debería experimentar siempre; esta fuente es el espíritu que llevamos con nosotros y que solo conociendo como desarrollarlo y alimentarlo podremos ser verdaderas personas conscientes y felices con lo que nos rodea y ser diferentes a este sistema de presiones y estrés en el cual vivimos. Con estos argumentos que repito no son solo míos si no de muchas personas que han optado por buscar en su interior y decidido ser felices y punto, no importándoles lo que se mueve a su alrededor, marcando la diferencia entre una vida gris y de amarguras a otra llena de paz y armonía. Este humilde servidor de ustedes cree firmemente que cada persona tiene una función específica en la vida y que en el momento que la persona la descubra y viva de acuerdo a ésta, experimentara realmente una felicidad casi inexplicable, por tanto debemos afirmar que la felicidad es una actitud mental que el hombre puede asumir conscientemente.
La idea de que la felicidad sea una decisión, se argumenta del hecho que el hombre haya buscado muchas formas de encontrar esa felicidad en muchos aspectos, y aun así, parece esquiva para la mayoría de las personas, al descubrir que existen seres felices e infelices en todas las diversas condiciones socio-económicas, geográficas, de edad, religión, sexo, estados mentales (hay personas con problemas mentales que a pesar de ello son realmente felices), estos concluyen que cuando el individuo decide aceptar su condición, su pasado y presente cuando asumen la vida tal como es y construyen su vida a partir de aquellos preceptos, solo con esta aptitud el hombre puede acercarse a la felicidad.
Otro aspecto que creo con pasión incluso es que la felicidad sólo se logra en la unión con Dios; por experiencia propia (porque en el pasado lo intente con todas mis fuerzas), y no es posible ser feliz sin esta comunión. Siendo la felicidad considerada como la obtención definitiva de la plenitud y el estado de satisfacción de todo tipo de necesidades, esto es alcanzable sólo en ese grado de relación intima con Dios y se lograría este tan anhelado estado permanentemente y no como normalmente se percibe (muy intermitente).
Las religiones han querido servir de camino para mostrar y dar a conocer la tan esquiva felicidad, sin embargo, hay diferentes puntos de vista según las religiones que examinaremos a continuación; por ejemplo para el cristianismo se expresa en la vivencia de las bienaventuranzas y las enseñanzas de la biblia (especialmente los evangelios) y en el seguimiento y comunión con Cristo resucitado a través del Espíritu Santo. Muy semejante a esto es el camino musulmán.
El hinduismo a pesar de tener una revelación divina distinta de la cristiana y musulmana, plantea la felicidad como un estado permanente del alma humana eterna que debe ser descubierto (iluminación) y que lleva a la vivencia natural de la felicidad. No se alcanza por obras sino que las obras son consecuencia y deber de ese estado “descubierto” que lleva al hombre a descubrir la unidad esencial de su alma con el espíritu universal (Dios) y con todas las almas. En conclusión la felicidad en religiones como la cristiana, musulmana o hindú es comunión lograda o descubierta, tarea del ser humano y gracia (regalo) del Dios Creador.
La excepción entre las grandes religiones organizadas del mundo la constituye el budismo, que aunque es una religión emparentada históricamente con el hinduismo, sin embargo es no-teísta, al no existir ni un creador, ni un alma. El budismo considera que la felicidad duradera se alcanza al erradicar el anhelo ansioso, lo que a su vez se consigue solo al “despertar” de la ilusión del “yo”, es decir, el mantenerse consciente y atento a la auténtica naturaleza de la vida y la existencia.
Sea como fuere, con la creencia que ud. pudiera tener, en lo que debemos quedar claros es que esta condición maravillosa es nuestra responsabilidad y como lo dijimos en el principio de este articulo no se encuentra en lo exterior sino que yace en el fondo de nuestro espíritu esperando ser descubierta por cada uno de nosotros y vivir en este estado superior del entendimiento humano.
No la sigas buscando fuera, ella esta dentro de ti… Descúbrela.
Hasta el próximo jueves cuando hablaremos de la Familia. Bendiciones…