Para correspondencias y contactos :
TEMPLOTAOISTA@YAHOO.COM

Por este link apoya al TIBET

Un libro Budista Shin

Desde aquí puedes realizar tu busqueda

sábado, 19 de febrero de 2011

Espiritualidad Budista Shin NEMBUTSU


Cuando oímos profundamente de la compasión inmensurable de Amida, llamaremos su nombre con gratitud como Namu Amida Butsu en japonés. Namu significa «confío en» o «hago una reverencia» entonces Namu Amida Butsu significa «confío en Amida Buda». Esto es el Nembutsu. El Nembutsu y Namu Amida Butsu son la misma cosa.

Namu es nuestro lado, Amida Butsu es el Otro Lado. Sin embargo, estos dos son la unidad. Namu Amida Butsu, el Nembutsu, es la unidad entre yo «el sujeto limitado» y Amida, «el objeto infinito». No hay ninguna separación entre yo y Amida. Estamos dentro de la compasión de Amida; entonces Nembutsu es una expresión de gratitud para la compasión universal que se llama Amida Buda…

El Nembutsu es el despertar de la garantía de unidad con el Buda Dharma; nuestra forma y pensamiento se transformarán. Oír y aceptar es la base de la fe verdadera. Pero esta fe no está hecha de hombre…

…El Nembutsu pertenece a Amida, y es sólo por la gran compasión de Amida que diremos verdaderamente el Namu Amida Butsu

En las palabras de Shinran Shonin, «este mundo parece a una casa encendida». Nadie puede pronosticar mañana. Además, nuestro cuerpo y mente están llenos de deseos ciegos, avaricia, cólera, y quejas. Todo en este mundo es transitorio - todo se cambia. Sin embargo, la única cosa permanente es la verdad del Nembutsu, Namu Amida Butsu

---Hozen Seki

Traducción de The Great Natural Way

Tomado de :
http://buddhistfaith.tripod.com/espiritualidad/id14.html

Namu Amida Butsu

Espiritualidad unida a la ciencia

En su juventud, lleno de preguntas existenciales se propuso estudiar budismo. Vivió cerca del Dalai Lama y tradujo textos tibetanos. Es doctor en Filosofía de la Ciencia y Estudios Religiosos; vendrá a la ciudad para hablar de temas primordiales en las actividades diarias.

A los 20 años me dediqué a viajar por Europa lleno de preguntas existenciales. Tropecé con El libro tibetano de la gran liberación, que trata sobre la naturaleza de la mente, y quedé asombrado”. Fue así que Alan se propuso aprender el idioma tibetano para poder estudiar budismo, se compró un boleto de ida a India y acabó siendo ordenado monje por el Dalai Lama.

Nació en California en 1950. Inició sus estudios en Ecología en la Universidad de San Diego. Sin embargo, al paso del tiempo sus intereses se enfocaron precisamente en la filosofía y la religión, iniciando sus estudios en el budismo.

En 1971 viajó a Dharamsala, India, donde por cuatro años, estudió budismo, la medicina y la lengua tibetana. Vivió en la casa del médico personal del XIV Dalai Lama. En 1975, a petición del Dalai Lama, viajó a Suiza y durante cuatro años se dedicó a sus propios estudios y entrenamiento monástico, y a la traducción de textos tibetanos, además de servir como intérprete de muchos lamas tibetanos, incluyendo al Dalai Lama. También se dedicó a la enseñanza de la filosofía y la meditación budista en Suiza, Italia, Alemania, Francia e Inglaterra. A finales de 1979, realizó una serie de retiros contemplativos bajo la guía del Dalai Lama en India y más tarde en Sri Lanka y Estados Unidos.

En 1984, tras una ausencia de 13 años de la academia occidental, ingresó a la Universidad de Amherst, con el objetivo de completar sus estudios de licenciatura en física y sánscrito. En 1989, ingresó al programa de Postgrado en Estudios Religiosos en la Universidad de Stanford, donde se dedicó a la investigación de la relación entre el budismo, la ciencia y la filosofía occidental. Estos estudios se encuentran cercanamente relacionados con su rol como intérprete y organizador de las conferencias del Mind and Life Institute con el Dalai Lama y reconocidos científicos occidentales, las cuales iniciaron en 1987 y continúan hasta la fecha.

En 1995, completó su tesis doctoral, centrada en el entrenamiento de la atención en la tradición budista tibetana y su relación con las teorías psicológicas y filosóficas modernas de la atención y la conciencia.

Tradujo varios textos clásicos budistas tibetanos, versados en los métodos contemplativos para la exploración de la conciencia. Además ha impartido cátedras en estudios budistas tibetanos y la relación entre la ciencia y la religión en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de California en Santa Bárbara y en la Universidad de Stanford.

Es uno de los académicos asociados de Casa Tibet México, la cual visita dos veces al año para impartir una variedad de conferencias y retiros de meditación.

Por primera vez visitará Guadalajara el próximo 14 y 15 de febrero, para impartir dos conferencias donde abordará temas primordiales en las actividades diarias, como “el genuino significado de la vida” y“¿qué es lo que nos hace humanos? un punto de vista budista”.Las pláticas se realizarán en el Teatro del Ángel, en Plaza del Ángel (López Mateos Sur 2077). Mayor información en Casa Tibet México, sede Guadalajara (Justo Sierra 2570) o al teléfono 36153527.

Guadalajara • Público

Tomado de el MIlenio:http://www.milenio.com/node/640948

China prohibe al Dalai reencarnarse sin su permiso








































Sí señores, como lo oyen. O como lo leen: el Gobierno chino ha prohibido al Dalai Lama reencarnarse sin su permiso. Me pregunto cómo van a hacer para impedirlo. Y no me extrañaría nada que, tan pronto como se entere el Sr. Rubalcaba, –ahora es improbable, se les está quemando el Faisán-, nos prohíba aquí ir al cielo sin el suyo. O mejor aún y más práctico: nos pone un impuesto a modo de peaje. Y una multa al que vaya al infierno. O al revés: la multa para el que vaya al cielo, y el peaje para el que vaya al infierno... Que más allá de la cuestión pecuniaria siempre importante, tampoco lo es menos la terminológica, y no siempre los buenos van a ser los mismos... Y eso, claro está, previo trámite del oportuno sistema de cuotas Pajín-Aído, faltaría más... En fin, ver para creer.

Volviendo a China, la cuestión es la siguiente. Como se sabe, el Dalai Lama, (del mongol dalai=océano, y del tibetano lama=maestro, maestro del océano) líder espiritual, -y hasta antes de la Revolución China, algo más que espiritual-, de la budismo tibetano, también llamado lamaísmo, quien, por cierto, no es otra cosa que una emanación del Buda Avalokitesvara, se reencarna al morir en un niño que desde su nacimiento “da pistas” sobre su especial unción. El encargado de “reconocer” la persona sobre la que se produce la reencarnación –reconocimiento que se puede dilatar en hasta un par de años desde el fallecimiento del Dalai Lama- es el Panchen Lama, instituto creado por el quinto Dalai Lama y segunda autoridad de la comunidad tibetana, considerado, por su parte, emanación del Buda de la Luz Infinita, Amitabha, y cuya reencarnación es, a su vez, reconocida por el Dalai Lama.

Se da la circunstancia de que el legítimo Panchen Lama, que hacía el número 10 y que había sido reconocido en 1989 por el Dalai Lama, desapareció en 1995 –el Gobierno chino declara haberlo ocultado bajo una falsa identidad para protegerlo- teniendo apenas cinco años de edad. El Gobierno chino por su parte, reconocía a un Panchen Lama diferente, el cual habría sido el elegido mediante el procedimiento de insaculación, escribiendo el nombre de cada uno de los dos candidatos –en este caso el del Lama luego desaparecido y un segundo bajo tutela del Gobierno chino- sobre un grano de cebada, introduciendo ambos granos en una urna de oro, y extrayendo uno de ellos con el nombre del elegido. Un elegido que, miren Vds. qué casualidad, resultó ser el que se hallaba bajo la tutela del Gobierno chino.

Pues bien, de parecida manera a como en 1989 lo hizo con el Panchen Lama, ahora China quiere participar tanto en el reconocimiento del nuevo Dalai Lama, como en su educación. En tanto que el actual Dalai Lama, por su parte, lo que quiere es democratizar la elección (más bien deberíamos decir el “reconocimiento”, la “identificación”), algo para lo que podría incluso constituirse un órgano de electores al modo de los cónclaves papales, y que el reconocido se educara fuera de China, en un país democrático. Todo lo cual se complica con la existencia, dentro de la propia comunidad tibetana, de budas vivientes simpatizantes del régimen chino.

Ahí donde lo ven, desde que en 1391 se instituyera la dignidad del Dalai Lama para la dirección de la comunidad budista del Tibet en la persona de Gedun Drupa –en realidad el título no se instituye hasta 1578, y lo hace el Gran Khan mongol Altan Khan en la persona de Sonam Gyatso, aunque se aplica retroactivamente a sus dos predecesores en la reencarnación, Gedun Drupa y Gedun Gyatso-, el actual Dalai Lama, Tenzin Gyatso, hace sólo el número 14 de los emanados del Buda Avalokitesvara, alcanzando, pues, el reinado de cada Dalai Lama una media de más de cuarenta y cuatro años. Para que se hagan Vds. una idea, desde esa misma fecha se han sucedido en la historia de la Iglesia nada menos que sesenta y tres papas, a razón de cuatro papas y medio por cada dalai.

Lo que, por otro, lado nada tiene de particular por lo que constituye la diferencia esencial entre un proceso de elección y el otro. Y así, mientras el Papa es elegido entre el “senado” de los dignatarios eclesiásticos -"senado" entendido en el más originario sentido de la palabra, de senior, veterano, anciano-, el Dalai Lama es elegido entre el “infantado”, un verdadero junior con toda una vida por delante. De hecho, el actual lo es desde 1935, hace, por lo tanto, más de setenta y cinco años ya.


Religiones de China publican declaración conjunta para promover la armonía religiosa


Las cinco religiones más grandes en China: el budismo, el taoísmo, el islam, el catolicismo y el cristianismo publicaron el viernes la "Declaración conjunta para promover la armonía religiosa".

Dicha declaración se da en el marco de la "Semana de armonía entre las diferentes creencias" de la 65° Conferencia de la ONU. Dicha declaración incluye temas como el amor a la patria y a la religión, la igualdad y la tolerancia, la promoción de las ideas de armonía, el rechazo al uso distorsionado de la religión y la realización del uso positivo de la misma.

China prohíbe la reencarnación, el Dalai Lama pide votarla democráticamente


Marga Zambrana Pekín, 13 feb (EFE).- A punto de retirarse de su cargo como líder espiritual tibetano en el exilio, el Dalai Lama, de 75 años, exige reencarnarse en un país libre y pide votaciones democráticas para la elección de su sucesor, mientras que el régimen comunista chino insiste en prohibir cualquier reencarnación sin su permiso.

Calificada por los expertos como el acto de autoritarismo más absurdo de la historia, a la prohibición de Pekín se suman obstáculos como las acusaciones de espiar para China contra el joven Karmapa, de 25 años, tercero en la jerarquía del Budismo tibetano y figura clave en el proceso de sucesión del carismático lama.

"Los altos cargos del Gobierno comunista chino creen que muchos de los problemas que afrontan en el Tíbet desaparecerán cuando muera el XIV Dalai Lama. Están esperando a que fallezca", señaló a Efe Timothy Johnson, autor de "Tragedia en carmesí. Cómo el Dalai Lama conquistó al mundo pero perdió su batalla con China" (Nation Books, 2010).

China tiene un problema con el Tíbet desde que lo ocupara en la década de 1950: una etnia con una clara identidad formada por cinco millones de habitantes, con una lengua y una religión distinta que reconocen al Dalai Lama como líder espiritual, y político, incluso desde que se exilió a Dharamsala (India) en 1959.

Las políticas étnicas del régimen chino han tenido consecuencias como las revueltas tibetanas de 2008 y las uigures de 2009, con decenas y centenares de muertos civiles, respectivamente, y mientras el Dalai Lama ha cosechado apoyos internacionales en sus siete décadas de mandato, todo parece indicar que morirá fuera del Tíbet.

Ante su inminente muerte, el gobierno aconfesional chino defiende desde 2008 una "reencarnación con su permiso" antes que cualquiera de los intentos del lama por democratizar la elección de su sucesor.

"Los procedimientos de reencarnación tienen que cumplir las convenciones religiosas e históricas. Además, debe ser aprobada por el gobierno central", señalaba en un medio oficial Shingtsa Tenzinchodrak, uno de los budas vivientes en territorio tibetano adeptos al régimen chino.

"Lo cierto es que el partido gobernante quiere una nueva clase de lamas tibetanos leales a China y no al Dalai Lama. El Partido (comunista) quiere cortar los lazos entre los lamas del altiplano tibetano y el Dalai. No es algo nuevo, Pekín hace lo mismo con el Vaticano y sus prelados católicos en su territorio", señala Johnson.

Si bien el Dalai Lama ha sugerido, además de la votación, otras vías de reencarnación, en octubre los 150.000 tibetanos que viven exiliados en India, Nepal, EEUU y Europa votaron en primera ronda para reemplazar a Lobsang Tenzin, con el título religioso de Samdhong Rinpoche, como líder de la Administración Central Tibetana.

La segunda ronda está prevista para marzo y pondrá, una vez más, en duda, las acusaciones de Pekín de que el Dalai Lama es una figura heredada del feudalismo con el que acabó el ejército chino, además de un separatista, por reclamar mayor autonomía para el Tíbet.

El exiliado político más famoso del mundo ha dejado claro en los últimos meses que el próximo Dalai lama debe nacer y recibir preparación religiosa en un ambiente libre fuera de China.

En julio, Tenzin Gyatso cumplirá 76 años, y aunque parece gozar de buena salud, está claramente en el crepúsculo de su vida.

Aparte de la votación democrática, el famoso monje ha propuesto que, si se decide que la figura del Dalai debe continuar, se puede votar también a través de un consejo de ancianos lamas similar al del Vaticano; y no descarta que se escoja a una mujer.

Otra de las soluciones que baraja el popular lama es recurrir a la práctica esotérica llamada "madey tulku", mediante la cual el Dalai puede escoger una reencarnación mientras sigue con vida, "lo que le daría tiempo para prepararlo personalmente", dice Johnson.

De lo contrario, sería el tercero en la jerarquía tibetana, el Karmapa, quien se ocupará de buscar junto con otros sabios monjes la décimoquinta reencarnación cuando muera el Dalai, pero estos días afronta acusaciones de espiar para China.

Para la activista tibetana Woeser, el principal beneficiario del rumor es Pekín, "porque quieren sacar al Karmapa de India", donde el joven se refugió en 1992 al huir del Tíbet, considerado el lugar más espiritual del planeta. EFE

Tomado de http://www.abc.es

Samye, el monasterio número uno del Tíbet

El monasterio de Samye (桑耶寺) es el primer templo que se construyó

en el Tíbet y el primero que reúne las tres joyas budistas, Buda,

Dharma y Sangha. El templo fue construido por ...

  • Editor: Ara
  • 13:44:49 2011-02-18 /
Samye, el monasterio número uno del Tíbet 1

Situado en una tranquila zona de la región de Shannan, el monasterio de Samye (桑耶寺) es el primer templo que se construyó en el Tíbet y el primero que reúne las tres joyas budistas, Buda, Dharma y Sangha. Por sus espléndidas características, el templo se ha convertido en una verdadera atracción para visitantes de todas partes.

Historia

El templo fue construido por Trisong Detsen, del reino Tubo, que gobernó entre el año 742 y el 798, y estuvo presidido por el maestro budista Padmasambhava. El nombre de Detsen está ligado profundamente al templo. Se dice, en primer lugar, que el nombre del mismo se debe a la exclamación del soberano al verlo por primera vez, y que en tibetano se traduce por “sorpresa”. Cuando el templo estuvo terminado, Detsen participó en la ceremonia de fundación del mismo, tras lo cual ordenó a siete descendientes de sangre azul para que se dedicaran en cuerpo y alma al templo. Estos se convirtieron en el primer grupo de monjes que vivieron en el templo y fueron conocidos para la posteridad como las “Siete Disciplinas de Iluminación de Samye”. Desde entonces, el budismo se expandió por todo el Tíbet, conformando una de sus ramas de mayor riqueza y una espléndida cultura. Hoy en día, el templo está considerado como una reliquia cultural de nivel nacional, y se encuentra bajo protección del estado central.